Reformas en casa » Guía para la reforma integral de tu vivienda » Crear un espacio de oficina en casa

Crear un espacio de oficina en casa

Contar con un espacio de oficina en casa que nos permita el trabajo a distancia se ha vuelto casi indispensable en nuestro modo de vida actual. Las circunstancias de los últimos años lo han demostrado.

En este artículo vamos a ver qué es lo que debes tener en cuenta para crear un espacio de oficina en tu vivienda.

Como no somos un blog especializado en decoración vamos a centrarnos más en los aspectos técnicos, funcionales y ergonómicos que debes tener en cuenta dejando los detalles decorativos y de estilos a otros profesionales.

Espacio de trabajo en una habitación de una vivienda

Selecciona el lugar en el que se va a ubicar tu oficina en casa

Hay que tener algo claro: el espacio de nuestra vivienda es dinero; es por ello que debemos optimizarlo al máximo y nuestro objetivo será conseguir un espacio de trabajo lo mas funcional posible.

Lo ideal sería disponer de una estancia de nuestra vivienda para uso exclusivo de oficina o despacho, pero no en todas las ocasiones podemos contar con ella por lo que el primer paso para crear un espacio de trabajo pasa por seleccionar el lugar idóneo en el que la vamos a situar.

Es conveniente no situar nuestro espacio de trabajo en zonas de paso tales como el distribuidor o el vestíbulo aunque si no tienes más remedio siempre puedes utilizar separadores de espacios como biombos o mamparas.

Si dispones de la posibilidad intenta que tu espacio de trabajo se ubique en zonas muertas del salón, del dormitorio o incluso en el cuarto de la plancha o dentro de un armario empotrado.

Sea como sea deberás de tener en cuenta una serie de requerimientos para crear un espacio de trabajo lo más funcional y cómo posible.

Requerimientos de espacio

La zona de trabajo debe contar con el espacio suficiente para la mesa, la silla y el espacio de almacenaje. Pero además no podemos olvidar dejar una zona de maniobrabilidad por la que poder desplazarnos libremente.

En cuanto a la mesa de trabajo, debes contar con un fondo mínimo de 60 cms. aunque lo ideal sería de 75cms. También debes contar con un mínimo de 90 cms. para la silla, de manera que puedas sentarte y levantarte con comodidad.

En cuanto al espacio de almacenaje, es importante contar con estanterías y muebles cajonera.

Depende del espacio del que dispongas y del que vayas a destinar a tu zona de trabajo las estanterías pueden ser de pie o de colgar. Estas últimas las puedes colgar encima de la mesa de trabajo lo que te permitirá ahorrar espacio.

Requerimientos de electricidad

Dos aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de crear tu espacio de trabajo son la distribución de las bases de enchufe y la iluminación.

Bases de enchufe cercanas

Un puesto de trabajo puede requerir que destines a él varias bases de enchufe de 16A. Como ejemplo, un puesto de trabajo para ordenador de sobremesa, monitor, iluminación e impresora requiere 4 bases de enchufe.

Debes contar como mínimo con 2 bases de enchufe si vas a trabajar con el ordenador portátil, una para el ordenador y otra auxiliar.

Como ya hemos dicho, el número de bases de enchufe necesarias se puede incrementar si trabajas con un ordenador de sobremesa con el que es posible que necesites un mínimo de 2 bases de enchufe (ordenador y monitor), además de otra toma auxiliar para iluminación, impresora, etc.

En este caso, puedes recurrir a las bases múltiples de superficie para puestos de trabajo, con las que evitarás tener que realizar obras de modificación de los mecanismos eléctricos.

Base de enchufe múltiple de superficie

Sustituir las bases de enchufe existentes por las bases múltiples de superficie te permitirá no tener que utilizar alargaderas ni otros cables molestos.

Iluminación

La iluminación, tanto natural como artificial, es fundamental.

En cuanto a la iluminación natural es recomendable situar nuestro espacio de trabajo cercano a una ventana en la medida de lo posible. Para evitar la fatiga ocular es conveniente que la ventana no esté situada detrás de nosotros para evitar posibles reflejos en la pantalla del ordenador.

La iluminación artificial la conseguiremos de dos formas:

  • Iluminación directa. Con lámparas de sobremesa o escritorio con cabezal orientable.
  • Iluminación indirecta o general. Con los puntos de luz de la estancia.

En cuanto a la iluminación indirecta podría ser interesante disponer de dos puntos de luz independientes en la habitación, unos para la zona de trabajo y otro general.

En el caso de que solo dispongamos de un punto de luz en el techo también sería recomendable que este punto de luz fuera conmutado, es decir, que se accionara con dos interruptores y uno de ellos estuviera situado cerca del puesto de trabajo.

Otros aspectos a tener en cuenta

Por último, no olvides otros aspectos de importancia como los que te contamos a continuación.

El color

Recuerda que si vas a ubicar tu espacio de trabajo en una zona reducida es conveniente utilizar para las paredes tonos claros con los que aumentarás la sensación de amplitud en ese espacio.

Protección del suelo

Si tu suelo es de tarima flotante o de madera laminada y vas a utilizar una silla con ruedas es conveniente que lo protejas, ya que la superficie puede sufrir el desgaste.

En el mercado existen alfombras protectoras transparentes realizadas en plástico reciclado de diferentes dimensiones.

El mobiliario

No escatimes recursos para conseguir una mesa amplia y estable, pero sobre todo, te recomendamos que inviertas en una buena silla, lo suficientemente ergonómica ya que de ello va a depender tu salud.

Más información sobre reformas de vivienda.