Reformas en casa » Guía para la reforma integral de tu vivienda » Fases para planificar la reforma integral de tu piso
Fases para planificar una reforma integral

Fases para planificar la reforma integral de tu piso

Antes de comenzar una reforma en tu vivienda es necesario que planifiques adecuadamente todo el proceso. En este artículo no vamos a planificar la reforma en sí, si no que vamos a definir una serie de fases que te ayudarán a conseguir una planificación previa.

En nuestra web hemos insistido mucho en que esta planificación te ayudará a evitar sorpresas desagradables en cuanto comience la obra.

FASE 1: Planificar la distribución y los cambios necesarios

Dimensiones mínimas a tener en cuenta

A la hora de reformar tu piso debes tener en cuenta una serie dimensiones mínimas para conseguir que tus estancias sean lo más cómodas posibles.

Las dimensiones mínimas para las estancias de viviendas de nueva construcción vienen recogidas por diferentes normativas estatales y autonómicas a las que no haremos referencia porque no es el caso que nos ocupa.

En la siguiente tabla te dejamos unas medidas de superficie mínima aproximada para que te puedan servir de referencia:

MEDIDAS DE REFERENCIA
ESTANCIASUPERFICIE MÍNIMA
Dormitorio Sencillo: Con espacio para una cama y un armario6 m2
Dormitorio Doble: Con espacio para dos camas y un armario8 m2
Dormitorio de Matrimonio: Debe incluir una cama de matrimonio, un armario y una cómoda.10 m2
Cocina5 m2
Salón-comedor1 5 m2
Baño: Inodoro, bidé, lavabo, ducha o bañera3 m2
Aseo: Inodoro lavabo y ducha.1,50 m2
Medidas mínimas de referencia

Planificar la distribución te ayudará a no improvisar durante la ejecución de la obra.

FASE 2: Elección de materiales y productos para la reforma

Te aconsejamos que hagas un estudio pormenorizado de los materiales que quieres emplear.

Dentro de la fase de planificación de la reforma no hay más remedio que recorrer almacenes de materiales de construcción, almacenes de puertas y ventanas, proveedores de aparatos sanitarios y mobiliario de baño, tiendas de cocinas, almacenes de electricidad para ver luminarias, lámparas, mecanismos eléctricos, etc.

Cuanto más definidos tengas todos los materiales y equipos que quieres para tu reforma con más precisión obtendrás un presupuesto por parte de la empresa constructora.

Luego ya tendrás tiempo de estudiar alternativas pero sin renunciar a las calidades.

Basándote en los datos obtenidos de la fase 1 (metros cuadrados de baño, cocina, etc.) solicita presupuestos de todo.

En este aspecto no escatimes esfuerzos y luego analiza todos los presupuestos porque de ellos puedes obtener datos muy relevantes que te ayudarán a hacerte una idea, no solo de los precios que hay en el mercado, si no también del tiempo que pueden tardar en suministrar los materiales,  preparar los pedidos de puertas, ventanas, instalar la cocina, etc.

Además, luego puedes pasarle estos presupuestos a tu nombre a la empresa constructora, así tendrá claro qué es lo que has visto y te han ofertado.

Algunas empresas constructoras presupuestan indicando un precio base de suministro en los materiales a emplear, por ejemplo: “m2 de alicatado con azulejo a elegir por la propiedad con un precio de suministro de 10 eur./m2…” y cuando te piden que lo elijas ninguno encaja con tus gustos o con lo que tenías pensado.

Ten en cuenta que si defines la marca, el modelo o incluso el almacén de materiales que te ha dado el presupuesto evitarás que esto ocurra.

FASE 3: Estimación del presupuesto

Aunque más adelante tratamos este apartado en otro artículo es fundamental que tengas al menos una aproximación de lo que puede costar la reforma de tu piso para que te puedas planificar económicamente.

Números “gordos” para estimar el precio de la reforma

Depende mucho de las calidades y del alcance de la reforma pero como estimación puedes hacer el siguiente cáculo:

  • Cocina: 900-1200 €/m2 sin mobiliario ni electrodomésticos.
  • Baños: 1200-1500 €/m2.
  • Resto de la vivienda: 350 €/m2, para una reforma básica, 450€/m2 reforma de gama media, 600€/m2 en adelante para gama alta.

En el artículo “Estimación del presupuesto” tratamos en detalle este tema.

FASE 4: ¿Cuánto puede durar la obra? Estimar un plazo de ejecución

Aunque este punto deberás pactarlo con la empresa constructora que elijas para realizar la reforma queremos proponerte un método de estimación del plazo de ejecución de la obra.

Si contratas toda la obra con la misma empresa, puedes hacer el siguiente cálculo: divide el precio final de la obra (sin incluir licencias ni el IVA ) entre 3000 y tendrás el número de semanas de duración para el grueso de la reforma. Es decir, si el precio de tu obra asciende a 30.000 euros 30.000/3000 = 10 semanas.

Esta estimación se basa en lo que a la empresa le interesará producir, es decir, facturarte cada semana, en este ejemplo serían 3.000 euros.

Tienes que tener en cuenta lo siguiente:

  • Es posible que existan ciertos materiales o equipos que tarden en ser suministrados más de los posible, como por ejemplo las ventanas, que son elementos fabricados a medida y no están disponibles de un día para otro, incluso de una semana para otra.
  • Debes tener en cuenta los días festivos y los periodos vacacionales ya que pueden provocar retrasos en estos suministros.
  • Ten en cuenta también que la meteorología influye, por ejemplo en el secado de los yesos.

FASE 5: Infórmate sobre las licencias necesarias

Consulta la web de tu ayuntamiento para informarte sobre las licencias e impuestos que deberás abonar antes del inicio de las obras. Por norma general te encontrarás con dos tipo de licencias:

  • Licencias de obra menor: No requieren de proyecto técnico y suelen obtenerse en el mismo día.
  • Licencias de obra mayor: Requieren de proyecto técnico visado por el colegio correspondiente y el plazo de obtención suele ser de meses.

Además es posible que en tu municipio exista el denominado Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras que deberás abonar aparte de la licencia.

FASE 6: Decide cuándo vas a realizar tu reforma

Ten en cuenta que dependiendo de la temporada que elijas puedes encontrarte con ciertos problemas de suministros o que las empresas cuenten con menor cantidad de personal.

También, como hemos comentado antes, la meteorología de la estación del año en la que te encuentres puede condicionar el ritmos de las obras. 

Otros aspectos a tener en cuenta antes de la reforma

No olvides nunca comunicar a tus vecinos que vas a realizar obras de reforma en tu piso, es más, deberías consultar los estatutos de tu comunidad respecto a esta cuestión porque es posible que en los estatutos esté reflejado algún acuerdo con el que tú no contabas a priori y pueda ser un problema a la hora de iniciar las obras, por ejemplo: que no se pueda utilizar el ascensor para subir materiales o que no se puedan realizar acopios de materiales en las zonas comunes del edificio.


Artículos relacionados